"Mujica resaltó el impacto de la siembra directa en la economía uruguaya"

El Presidente aseguró que en los doce años en que se practica la técnica en soja, el país dio un salto y se volvió más productivo, no solo en agricultura sino también en ganadería.

El Presidente del Uruguay José Mujica aseguró que en los 12 años en que se practica la siembra directa de soja el país dio un salto y se volvió más productivo, no solo en agricultura sino también en ganadería. Saludó a quienes utilizan esa técnica, pese a no desconocer algunas dificultades que se superan con voluntad humana, y no actúan como el perro del hortelano, pues es una actividad fundamental para la balanza de pagos del país.

En su audición semanal por Radio Uruguay, el mandatario se refirió a la siembra directa de soja, cuestionada en algunos casos, cuya cosecha se realiza en la actualidad. Aprovechó la oportunidad para difundir más este proceso de producción, entender su alcance y conocer un poco más sobre la naturaleza de nuestros campos. 
Mujica reseñó que hace unos 12 años, cuando comenzaron a llegar al país algunos empresarios agrícolas argentinos que practican esta actividad, fueron muchas las interrogantes.

“Se pasaba por un campo de malezas, de carqueja, de chirca, y a los pocos días volvías a pasar y estaban los palos quebrados, todo sembrado, y habían dado una fuerte mano de glifosato (agroquímico) y habían aplicado la siembra directa”, recordó. 

“Ante ello, merodearon las dudas y las críticas. La soja no dejaba rastrojos, apenas un polvillo, no incorporaba materia orgánica. Algunos, luego de levantarla, inmediatamente sembraban cebada o trigo como cultivo de invierno, sin dejar reponer nada, y parecía demasiada exigencia”, explicó.

“Eso de no arar más, de no dar vuelta la tierra (…) parecía una negación de la vieja agricultura. Pero poco a poco fuimos aprendiendo mirando para el otro lado del alambrado y en pocos años se masificó sin que nadie diera un curso, copiando y haciendo experiencia”, destacó. 

“Prácticamente la gran agricultura ha desaparecido. Los viejos arados quedaron como piezas de museo y fuimos aprendiendo que era posible sembrar no solo los campos tradicionales sino cuchillas que no podíamos ni pensar en arar, ahora con la siembra directa era posible”, agregó Mujica.

La siembra directa era útil para formar nuevas pasturas. “Aprendimos que esta tecnología era estupenda para las praderas de invierno de pastoreo y para la formación de los avenales”, indicó.

El mandatario resaltó esa acumulación de conocimiento: “Aprendimos rápidamente de los que venían de afuera, lo adoptamos como propio y desarrollamos una tecnología que hoy está masificada en el país”. En este proceso se fue aprendiendo que había que rotar con cultivos de mayor porte de vez en cuando, como maíz o sorgo, un grano más bien de consumo interno.

“Aprendimos que teníamos que hacer esto exigiéndonos buenas cosechas, porque solo el buen rendimiento de maíz o sorgo nos garantiza que incorporamos una masa importante en el sistema radicular de la planta que va a morir, y una parte importante de carbono se incorpora a los suelos para tratar de restañar, en parte, las pérdidas que pudo haber tenido en las cosechas anteriores de soja”, ejemplificó. 
Añadió que se comprobó que se podía sostener la fertilidad y la estabilidad del campo a partir de usar una agricultura cada vez más intensiva e inteligente. 

Críticas

El Presidente Mujica expresó que muchos uruguayos no son conscientes de que este proceso estalló en los 10 o 12 últimos años con la llegada de los agricultores argentinos, que ganaron dinero en nuestro país y que, además, fueron criticados. 

Hubo cambios positivos, aunque “tampoco todo es color de rosa”, manifestó considerando que el progreso humano "viene jalonado de cosas positivas, siempre entreveradas con alguna negativa".

“Es cierto que los campos, por el aumento de la productividad, generaron más valor, que las rentas subieron, y empezó a pasar lo que me dijo un paisano de Colonia: ‘nos están echando con plata’, porque al hacer ofertas irresistibles hubo gente que dejó de trabajar y prefirió vender su potrero. Todo eso también es cierto”, indicó. 

“No menos cierto es que el Uruguay ha dado un salto, a tal punto que nuestro primer artículo de exportación es la soja, que la agricultura se incorporó definitivamente, que la ganadería perdió más de un millón y pico de las mejores tierras, y sin embargo —vaya paradoja— se mantiene en términos generales en sus cifras tradicionales”, apuntó. 

“Esto quiere decir que se preparan más rápido los animales, que hay excedentes de la agricultura que los aprovecha la ganadería. También que la ganadería está cambiando aceleradamente y que las técnicas de la siembra directa van saltando a favor de ella para hacer praderas, reservas forrajeras, etcétera. Todo esto quiere decir que tenemos un país infinitamente más productivo”, reflexionó.

Dijo que existen una multitud de inconvenientes que, para ser vencidos, necesitan voluntad humana. De todas formas, aseguró que no se puede desconocer que todo esto es trabajo y riqueza, no solo para los que realizan la práctica, sino para la balanza de pagos global del Uruguay. Llamó a no ser como el perro del hortelano (que no come ni deja comer). 

“La siembra directa ha significado una revolución en el mundo, tras el aumento de la productividad, y en realidad es tomar la tecnología de los viejos indígenas que sembraban con un palito, pero a partir de métodos modernos. Y aprender que el sistema radicular de una planta, cuando muere, es en el fondo un arado biológico, que tiende a dejar la estructura del suelo como una miga de pan por donde circula el aire y los nutrientes”, reafirmó Mujica.

"Uruguay muestra la senda" por Jorge Castro en Clarín Rural del 11 octubre 2014

El notable desarrollo forestal uruguayo, con sus industrias asociadas, adelanta lo que puede suceder en la Argentina, en donde la velocidad de crecimiento de las plantaciones es la primera del mundo, por encima de Uruguay y Chile.

 

Este año se inauguró en Conchillas, al lado de Colonia, la segunda planta pastera-papelera del Uruguay (Montes del Plata), una inversión de U$S 2.400 millones, con una capacidad de producción de 2 millones de toneladas por año y un consumo de 4 millones de toneladas de madera, con capitales de un consorcio sueco/finlandés/chileno.

El presidente José Mujica comenzó las negociaciones para establecer una nueva planta, ubicada en la frontera con Brasil, en el cruce de los departamentos de Tacuarembó/Cerro Largo/Durazno.

El objetivo es convertir a Uruguay en uno de los centros de la industria papelera-pastera del mundo, con cinco plantas en 2030.

Uruguay es el país de América Latina que ha recibido más inversión extranjera directa en los últimos 10 años, en relación a la población y el producto. La tasa de inversión era 11% del PBI en 2000 y ascendió a 22% en 2013; y tenía 31.000 hectáreas de tierras forestadas en 1988, 84.000 en 1998, y trepó a 900.000 en 2013.

Este despliegue del plantado forestal coincide en relación de causalidad con el auge de la extracción de madera (3 millones de metros cúbicos en 2000, y 10 millones en 2013). Dos tercios son maderas no coníferas, destinadas a la producción de celulosa.

A partir de 2009 comenzó a crecer la extracción del pino, a medida que se desarrollaba la producción de tableros de madera, arrastrada por el alza de la industria de la construcción.

La actividad forestal está profundamente concentrada: 64% de los bosques con destino industrial corresponden a empresas con superficies plantadas por más de 1.000 hectáreas; y 40% están en manos de compañías transnacionales.

La balanza comercial del complejo forestal es ampliamente superavitaria (más 70% a partir de 2007); y el principal destino de las exportaciones es el sudeste asiático (China en primer lugar). La celulosa es el mayor producto exportado (U$S 1.000 millones anuales), con destino a Finlandia y China. La producción forestal crece 4,8% por año, y la industria 7%.

Uruguay es uno de los países del mundo más dotados para la producción forestal. Está ubicado en la misma latitud que Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Argentina y Chile, donde se encuentran instaladas la mayoría de los grandes emprendimientos forestales del hemisferio sur.

El área más favorable para la actividad forestal se encuentra en la región sudeste, con epicentro en Montevideo (4 millones de hectáreas).

Allí se encuentran sus mayores ventajas comparativas, sobre todo para la plantación de eucaliptus, principal insumo en la producción de pulpa de papel. Se trata de los departamentos de Lavalleja, Rocha y Maldonado.

El notable desarrollo forestal/industrial de Uruguay adelanta lo que puede ocurrir en igual sector de la Argentina.

Los bosques argentinos cubren 33 millones de hectáreas; y la velocidad de crecimiento de las plantaciones del Litoral (Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Delta, etc.) es la primera del mundo, por encima de la chilena y uruguaya.

La Argentina podría atraer 3 y 4 veces la inversión extranjera directa de las compañías transnacionales que ha recibido Uruguay en los últimos 10 años. La Banda Oriental adelanta la Argentina posible.

 

"En Rusia se abre una Puerta" de Jorge Castro en Clarín Rural 6 agosto 2014

La producción agrícola rusa ha crecido sólo 1,3% anual entre 2000 y 2010, y representa menos del 4% del PBI. También es reducida la participación de productos agroalimentarios en las ventas externas: 1,5% del total.

Lo que revela su bajísima productividad es que ocupa al 26,3% de la población.

A partir de 2000, Rusia se ha convertido en un importante exportador de granos; y hoy es el quinto vendedor de trigo después de Estados Unidos, Australia, Canadá y la Unión Europea (UE); y la producción de soja se ha cuadruplicado desde valores prácticamente inexistentes (de 342.000 toneladas a 1,22 millones).

Rusia es un nítido importador de agroalimentos (balanza deficitaria de U$S 26.000 millones/2010). También se ha convertido en uno de los mayores importadores de carne del mundo, con compras por U$S 6.500 millones anuales en la última década.

El gobierno ruso ha prohibido ahora la importación de alimentos desde Occidente (UE, EE.UU., Canadá, Australia y Noruega), como respuesta a las sanciones que le han sido impuestas por la crisis ucraniana.

La prohibición implica una cifra de U$S 9.000 millones y la obliga a lograr en un plazo de 5/6 años el autoabastecimiento alimentario.

En esta etapa, la prohibición puede acarrear un aumento de las importaciones de los otros socios de la “Unión Aduanera” (creada el 01/01/2010), Bielorrusia y Kazajistán, así como de América del Sur, ante todo Brasil, que puede multiplicar sus ventas libre de la competencia de la UE.

El gobierno ruso mantiene un programa de subsidios agrícolas por U$S 42.000 millones a ejecutar entre 2013 y 2020.

La industria láctea sólo cubre 55% de la demanda interna, y los países capaces de cubrir la ausencia europea son Nueva Zelandia, Serbia y Uruguay.

Para satisfacer el 90% de la demanda doméstica, la industria láctea requiere inversiones por U$S 16.700 millones hasta 2020.

La industria cárnica cubre 70% de la demanda doméstica, y su producción crece 200.000 toneladas anuales, como consecuencia del sistema de subsidios.

Brasil es el principal proveedor externo de carnes y el más favorecido por la prohibición de importar desde Europa y EE.UU.

La estructura técnica y logística del agro ruso proviene de la década del ’70. En ese momento, la economía soviética se estancó y comenzó un proceso depresivo que culminaría con la implosión de 1991.

En este cuadro, los agricultores están endeudados por más de U$S 55.500 millones, con tasas de 14%/15% por año.

En realidad, Rusia dispone de la mayor superficie de tierras fértiles del mundo, debido a que es el país más extenso del planeta (17,5 millones de km cuadrados). Pero sólo labra 36 millones de hectáreas (Estados Unidos, 60 millones; China, 90 millones).

El problema de fondo de la agricultura rusa es de carácter institucional. Sigue en pie la estructura básica del agro soviético, con su bajísima productividad y su incapacidad para garantizar la seguridad alimentaria. Por eso, en el período de la URSS, dependió de las exportaciones agroalimentarias de Occidente y de la Argentina.

Todo en Rusia vuelve al comienzo. Respecto al agro, ese inicio fue la liquidación física de sus agricultores más competitivos (kulaks), ejecutada por Stalin entre 1929 y 1932.

"El impacto del cambio climático en el agro" de Jorge Castro en Clarín Rural"

El mes de mayo de 2014 ha sido el más cálido del hemisferio norte desde que se llevan registros (1854), acompañado con un nivel mundial de temperatura que ha estado 0,74 grados centígrados por encima de los niveles promedio del siglo XX.

Leer más:"El impacto del cambio climático en el agro" de Jorge Castro en Clarín Rural"

Leifmark to plan first stage of Patriot cellulosic ethanol plant

By Leifmark LLC | May 27, 2014
  • Patriot Renewable Fuels LLC plans to collocate an Inbicon Biomass Refinery at its 100 MMGy ethanol plant in Annawan, Ill.
    Patriot Renewable Fuels LLC

Gene Griffith, co-founder and president of Patriot Renewable Fuels LLC and Thomas Corle, co-founding partner of Leifmark LLC, recently announced that Leifmark has been hired to create a custom project definition, the first stage of a plan for collocating an Inbicon Biomass Refinery on the site of Patriot's 110 MMgy grain-ethanol plant in Annawan, Ill.

Leer más:Leifmark to plan first stage of Patriot cellulosic ethanol plant

"Reducción del impacto fiscal" por Santiago Sáenz Valiente en Clarin Rural 26 abril 2014

Gravar la renta El impuesto a las ganancias debe ser central en una estructura tributaria

La presión fiscal sobre los resultados económicos del agro está a los niveles más altos jamás conocidos en Argentina. Las rentas logradas quedan afectadas por impuestos nacionales, provinciales y municipales. La Nación tiene vigentes impuestos como los derechos de exportación, que son una exacción sobre los ingresos con porcentuales promedios del 30%.

El impuesto a las ganancias debe ser preponderante en una estructura tributaria, al buscar captar la capacidad contributiva - renta- de todo contribuyente. Sin embargo, está plagado de distorsiones. Grava un resultado ficticio en lugar del real -al haberse suspendido la aplicación del ajuste por inflación-.

El impuesto a la ganancia mínima presunta, ante la existencia de perdidas es injusto y hoy cuestionado constitucionalmente por causas judiciales ante la Corte Suprema de Justicia. El impuesto sobre los bienes personales resulta anacrónico ante la imposibilidad de considerar las deudas, y porque su tasa porcentual se aplica sin escalones. El impuesto al valor agregado (IVA), que debería ser neutro para el productor agropecuario, tiene elevados costos económicos y financieros. El “Registro Fiscal de Operadores de Granos” es de carácter sancionatorio, con devoluciones retrasadas siendo entonces más pernicioso. El inmobiliario, sellos e ingresos brutos, suman mayor peso a la mochila del contribuyente.

Se necesita una pronta reforma impositiva, pero mientras ello no acontece solo le queda al contribuyente elegir las alternativas impositivas más convenientes. La reducción del impacto fiscal logrado puede ser permanente (exenciones) o relativo (diferimientos).

Es vital un adecuado régimen de retribución a los directivos de la empresa, así como el monto y oportunidad ante el pago de gratificaciones al personal. Por la venta de bienes de uso, muebles o inmuebles es posible usufructuar el régimen de reinversión de los fondos. También la posibilidad de adquirir bienes de capital con régimen de leasing es ventajosa, pues se permite la deducción de la cuota completa en el impuesto a las ganancias.

La política de distribución de dividendos actualmente está condicionada por el impuesto especial del 10% y por el denominado impuesto de igualación que afecta esencialmente a los productores ganaderos de cría. Estos tributos corresponden cuando se trata de actividades desarrolladas en sociedades regularmente constituidas, por tanto es una variable importante cuando se decide el ropaje jurídico a utilizar.

En el IVA, para evitar acumular excesos de créditos fiscales es indispensable decidir con anticipación las compras a efectuar, cuáles serán los proveedores elegidos por su condición ante el impuesto, y decidir los momentos en las ventas a realizar. Además, el IVA anual que solo se permite para actividad agropecuaria exclusiva puede resultar un arma de doble filo ante cualquier operación que sea considerada comercial. En tal caso, la AFIP puede considerar incorrecto su encuadramiento, y aplicará intereses siendo un costo adicional no contemplado.

Los distintos tratamientos de los contratos agropecuarios deben ser evaluados por el empresario en función de la situación particular de cada contribuyente. Arrendamiento rural o contratos asociativos tienen efectos absolutamente diferentes en el impuesto sobre los ingresos brutos, y su consecuencia es diferente en el caso de venta posterior del inmueble rural. En el impuesto sobre los bienes personales, por la interpretación del fisco nacional puede resultar gravado ante una explotación directa del predio rural, a pesar que dichas conclusiones están alejadas de la ley y de las conclusiones judiciales al respecto.

El fallecimiento del titular de una empresa agropecuaria puede implicar en forma indispensable una reestructuración. Para ello una herramienta de suma utilidad es el régimen de reorganización de empresas, que dispone exenciones en todos los impuestos siempre que se cumplan en forma estricta todos los requisitos dispuestos en la ley del impuesto a las ganancias. Es posible también planificar el impuesto a la herencia y a la transmisión gratuita de bienes, a los fines de atemperar su efecto.

Con este paneo de situaciones vemos que resulta posible encarar medidas de planificación y gestión, de neto corte empresario, para proteger la renta obtenida con tanto esfuerzo y dedicación.

"Los fabricantes de biocombustibles quedaron atrapados por una pinza" nota en Clarin de Héctor Huergo

Por un lado, la suba de retenciones les complica la exportación. Por el otro, también les bajaron el precio interno.

Con el decreto que incrementa las retenciones al biodiésel, el Gobierno pega un nuevo y brutal zarpazo sobre la cadena agroindustrial sojera. Esta vez le tocó al segmento más pujante y de mayor valor agregado del complejo soja, que exporta por US$ 25.000 millones al año. Este complejo es por lejos el rubro más importante en la canasta exportadora, quintuplicando los embarques de las automotrices. Y genera ingresos fiscales por más de US$ 8.000 millones en concepto de derechos de exportación.

Con inversiones por más de mil millones de dólares en los últimos cinco años, se construyeron más de veinte plantas de biodiésel que toman como materia prima el aceite de soja. El aceite, junto con la harina de alto contenido proteico, son los dos productos principales que arroja la molienda (“crushing”) de soja.

Hasta el jueves, el poroto de soja pagaba un 35% de derechos de exportación. Es decir, el productor tenía que entregar al fisco uno de cada tres camiones que despachaba a los puertos. El aceite y la harina tenían una retención un poco menor (32%), mientras el biodiésel pagaba un 20%. Por la metodología de cálculo de la gabela, finalmente el impuesto quedaba en un 14,2% , lo que hacía atractivo tomar el aceite y convertirlo en biodiésel, producto que además recibía un reintegro del 2,5%.

Pero ayer desaparecieron las ventajas de convertir el aceite en biodiésel: además de la suba de las retenciones, se eliminó el reintegro. En síntesis, el biodiésel pasa de un 11,5% de retenciones, a pagar un 24%. Considerado una manufactura de origen industrial, encuentra ahora el raro privilegio de ser castigado por un impuesto impensado para cualquier otro rubro de la misma categoría. Las MOI pagan no más de un 5% y reciben reembolsos.

Más de la mitad del biodiésel que se produce se export a. La otra mitad va al mercado interno, para cumplir con la ley de biocombustibles, que establece la mezcla obligatoria de biodiesel con gasoil . Pero ayer mismo se conoció que el precio oficial para el biodiésel local se reducía en un 15% . Así, las empresas del sector se encontraron con una doble pinza : la pérdida de competitividad exportadora, y la imposibilidad de producir a estos precios para el mercado interno. Es que los precios del aceite se han disparado , como consecuencia de la caída de la producción en los Estados Unidos, el principal productor mundial de soja.

La primera consecuencia de la medida es que la mayor parte de las plantas quedarán fuera de competencia . Quizá algunas de gran porte, alto grado de integración y fortaleza financiera, puedan aguantar el chubasco. Pero hay muchas empresas medianas y pequeñas , sobre todo las que compran aceite por carecer de plantas de crushing, que deberán parar.

Los biocombustibles se están expandiendo en todo el mundo como una forma de dar batalla al calentamiento global. La Argentina, por su favorable dotación de recursos, estaba liderando la producción y uso de biodiésel, y tiene en marcha fuertes inversiones para la producción de etanol, que se mezclará con las naftas. La medida conocida ayer le da la razón a quienes tildaban de excesivamente audaces a quienes apostaron al futuro.

"Los sueños, sueños son, pero crecen" por Héctor Huergo en Clarín rural

Willy Villagra y Darío Genua comenzaron haciendo soja en 50 hectáreas prestadas. Ahora, manejan un fideicomiso de 20.000 hectáreas y van por más.

Leer más:"Los sueños, sueños son, pero crecen" por Héctor Huergo en Clarín rural

"Un aviso para la Argentina: el mundo nos está esperando" por Héctor Huergo.

El 80 por ciento de la superficie agrícola de los Estados Unidos está padeciendo la sequía más feroz en 25 años. Los cultivos de maíz y de soja, que son los más importantes y dinámicos, están atravesando la etapa crítica de la floración sin lluvias y bajo un calor abrasador.

Leer más:"Un aviso para la Argentina: el mundo nos está esperando" por Héctor Huergo.

"RELACIONES DE PRECIO 12 JUNIO 2012" // por Héctor Huergo

Relación maíz/soja

Los precios de maíz y soja van siempre en paralelo, pero con pequeñas diferencias en el spread que pueden servir para arbitrarse.
Ahora el mercado especula con posible recuperación de la soja si empieza a llover, mientras el maíz tiene menos posibilidades. Por eso se acorta la brecha.

Relación maíz/ternero para feedlot

Acá van exactamente en sentido opuesto. Si el maíz sube, en el corto plazo cae la demanda de terneros para engordar porque el margen se hace negativo.
Pero esto tendrá consecuencias a mediano plazo sobre el precio del animal terminado, porque escaseará. Por eso el novillo gordo siempre evoluciona en la misma dirección que el maíz. Importante para entender que la agricultura no juega en contra de la ganadería. El mercado corrige. Pero para eso tiene que existir.

Etanol/nafta

El precio del etanol tiene que acompañar al del maíz, su principal insumo.
Pero si el precio de la nafta evoluciona con otro ritmo (porque depende del petróleo), el etanol deja de ser competitivo.
Por eso está cayendo la producción de etanol, lo primero que el mercado puede hacer para racionar el maíz. Esto atenúa la presión sobre los precios.

Relación nafta / petróleo

Lo que se advierte es un aumento incipiente de la nafta en relación al petróleo, lo que mejora el margen de las refinerías.
Esto es consecuencia del aumento del etanol, que lo deja fuera de competencia, y disminuye la producción.
Ello derivará en mayor demanda de nafta.

Información adicional

Copyright © 2013. Todos los derechos reservados www.laindustriaverde.com.ar